¿Llevas la ropa interior conjuntada?

12 mayo, 2016
¿Llevas la ropa interior conjuntada?

¿Sois de las que llevan la ropa interior conjuntada o no? Yo he tenido épocas, pero dicen que este pequeño detalle denota muchísimo de la personalidad de cada una.

Hoy en día me he vuelto más descuidada y la verdad es que casi no me fijo en lo que saco del cajón salvo en ocasiones especiales, pero antes todo tenía que ir conjuntado porque si no me ponía realmente nerviosa. La verdad es que esto es curioso porque siempre me compro la ropa interior en conjunto, braguitas y sujetador, y además suelo comprarme todo en lenceriapaqui.com porque tienen buenos precios y llevan marcas muy buenas así que luego, lo lógico, sería coger esos conjuntos y usarlos a la vez pero yo no sé qué hago con la ropa interior que, tras la primera puesta, la guardo como la saco de la lavadora y al final, por no estar clasificando (que es lo que sí hacía antes), saco una cosa de aquí y una cosa de allá y nada tiene sentido dentro del armario.

Según las teorías que he oído por ahí antes era más ordenada y organizada pero ahora soy un auténtico desastre porque se supone que llevar la ropa conjuntada demuestra organización, elegancia, orden e incluso limpieza, mientras que llevar la ropa interior desconjuntada denota desorden, dejadez y no sé cuántas cosas más que, sinceramente, pienso que no se adecúan para nada a mi estilo de vida.

De hecho, es que hay tantas mentiras sobre las mujeres que es alarmante porque estoy completamente segura de que hay muchísimas que siguen a pies juntillas todo lo que dicen y al final lo que tenemos es a crías confusas y adultas que no tienen muy claro en qué creer exactamente.

Por ejemplo:

Dicen que la ropa interior a precio de oro con miles de lacitos y encajes es la más sexy ¡Y unas narices! Con tanto lazo y tanta tontería acabamos pareciendo niñas en su primera comunión y además ponen esos precios porque les da a ellos la gana no porque al ponerle un lazo se encarezca demasiado el producto. Hay braguitas de algodón, sencillas y monísimas, que son súper sexis y os puedo asegurar que incluso más cómodas, pero nosotras nos empeñamos en pensar que el encaje es más bonito… Pues va a ser que no. Sinceramente, la que compra este tipo de ropa debería preguntarse si realmente su pareja se fija en la ropa interior que lleva porque yo creo que no es ahí donde van sus ojos. No digo que se ponga ahora unas bragas altas de abuela pero… hay bragas y bragas.

También he leído miles de artículos en Internet que te dan consejos y trucos para deshacerte de la piel de naranja. Pues bien. Mentiras y más mentiras. Todas las mujeres tenemos piel de naranja, hasta las más delgaditas, y os puedo asegurar que el 90% de las fotos que vemos en televisión de chicas en bikini han pasado antes por el Photoshop así que llevad una vida sana y dejaros de remedios caseros y cremas carísimas que no tienen ningún efecto sobre la odiada piel de naranja.

En fin, que deberíamos ser un poco más racionales y no dejarnos llevar por todos esos bulos que corren por las redes. Si queremos llevar ropa conjuntada, lo hacemos, y si no queremos pues no lo hacemos, así de sencillo. Y no vamos a ser ni mejores ni peores tomemos la elección que tomemos.

Deja un comentario