Cuidarse es una obligación

29 septiembre, 2016
Cuidarse es una obligación

El avance de los tiempos y de nuestra civilización va más rápido de lo que pensamos, un claro ejemplo es el cuidado estético. Si pudiésemos ver nuestras ciudades y pueblos hace solo 100 años veríamos como el cambio a la hora de cuidarnos ha sido radical.

La importancia de la estética aumenta en nuestra sociedad

Cada vez es más importante el ocio y el culto al cuerpo, tenemos más información y la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. La estética ha aumentado de importancia y buscamos estar realmente a gusto con nuestro cuerpo o recibir tratamiento con los que nos sintamos mejor y que además sean beneficiosos para nuestra salud.

En mi ciudad, Logroño, acudo a un centro de estética llamado “Versatil” donde llevan años de experiencia asesorando de forma personalizada a cada cliente que entra. Es normal que cada persona necesite un tipo de cuidado, todos somos diferentes y los remedios o soluciones también tienen su propia ruta para cada uno.

Respiran amor por la profesión y simpatía, por lo que uno cuando llega allí no tarda en estar francamente bien. Como me dijo una de las profesionales, están allí para atender de manera personalizada nuestro caso y escucharnos. Como tienen a gente con años de experiencia en el ramo, lo tienen bien para darte una serie de consejos que de verdad tengan utilidad en lo que hacen.

Tratamientos tienen los que quieras, yo normalmente he ido para hacerme tratamientos faciales y corporales, pero también puede ir una a maquillarse, depilarse con o sin láser diodo, bonos para novias, extensión de pestañas, etc.

Cuidarse es una experiencia casi obligada por la sociedad, que al menos parece que nos empuja a que nosotros también nos cuidemos, lo que es beneficioso para nuestra salud, pero eso sí, siempre procura ir a profesionales, porque en estos temas como en las clínicas dentales hay mucho pirata que mira más por hacer negocio que por lo que realmente nos interesa a los pacientes que es ayudarnos con nuestras necesidades o problemas.

Yo prefiero ir a sitios que lleven ya años y que el “boca a boca” sea bueno, así luego no hay decepciones, que conozco cerca en Haro, un pueblo grande aquí en la Rioja de algún caso de amigas que confiaron en un centro estético dejándoles una señal y cuando fueron a que las trataran el centro ya había cerrado.

Así que ya sabes, si buscas un centro que verdaderamente atienda todo lo que tu buscas en una clínica de estética, busca por Internet, pregunta a tus amigas e infórmate bien, que luego al final uno agradece el tener este tipo de información para no cometer equivocaciones a la hora de elegir el centro en el que depositas tu confianza.

Yo suelo ir cada 3 meses, pero esto puede cambiar en función del tratamiento que necesites, ya que como decía al principio, las clínicas profesionales se cuidan de tener los tratamientos convenientemente individualizados para cada caso. Te deseo la mejor de las suertes, yo ya encontré la mía de confianza ahora te toca la tuya.

 

Deja un comentario