No al acoso, en cualquiera de sus variantes

25 Noviembre, 2016
No al acoso, en cualquiera de sus variantes

Es increíble pero aún hoy, en pleno siglo XXI, hay personas, tanto hombres como mujeres, que piensan que las chicas que se maquillan mucho son demasiado “ligeras”, o que las que llevan faldas cortas “van buscando guerra” y cosas similares. Sin embargo, esa es la realidad que vivimos. A día de hoy, unos desgraciados violan a una joven y parte de la sociedad la culpa a ella por ir en minifalda o por ir caminando sola de noche por las calles ¿Y qué se desprende de  eso? Pues que según ese porcentaje de la sociedad, que no es bajo, las mujeres deben llevar la falda por debajo de las rodillas y no pueden ir solas por la calle a ciertas horas si no quieren que les hagan daño.

Es increíble, pero es así. Chicos jóvenes de 20 o 25 años que se mofan de jovencitas que no pueden defenderse, y chicas, incluso más pequeñas, que hacen todo lo que sus novios les dicen porque creen que eso es lo correcto. Estamos retrocediendo y parece que no nos damos cuenta.

Hay quien cree que la belleza es un delito

Hay hombres, a los que he escuchado hablar recientemente, que opinan que blogs como éste en el que nos damos cita para hablar sobre estética y belleza, no son más que puntos de encuentro entre “mujeres muy sueltas” y “calientabraguetas”, literalmente. Es impresionante que aún haya personas, a las que se les supone una educación y tener dos dedos de frente, que sigan pensando que una mujer que se arregla y quiere verse hermosa es una mujer que va por ahí “a la caza del pene más grande”. Con este tipo de pensamiento ¿cómo vamos a erradicar el acoso laboral y el acoso sexual de nuestra población? ¿Cómo vamos a acabar con esta lacra social que inunda nuestras calles?

Hay un estudio muy reciente, que he leído a raíz de escuchar estos comentarios, que afirma que los hombres y mujeres que no ven “el límite” en el trabajo, en una fiesta o en casa, han sido niños y niñas que, probablemente, tenían comportamientos similares ya en la infancia. En otras palabras, que algunos maltratadores y acosadores de hoy eran niños que ya acosaban en la escuela, lo que me lleva a hacerme la siguiente pregunta: teniendo en cuenta que el número de niños que sufren bullying y acoso escolar a día de hoy lo único que hace es subir y, por ende, hay más niños “acosadores” que hace años ¿en un futuro cercano se va a agravar la situación entre las víctimas adultas?

Lo que quiero decir es que los niños de hoy son los adultos de mañana y si, por estadística, hay más bullying ahora que hace diez años, para el 2026 el número de víctimas de mobbing, acoso laboral y sexual, etc. será también mucho mayor. Tengo miedo, sinceramente.

Desde aquí hago un llamamiento a tod@s aquellos que sufran o vean sufrir a otras personas este tipo de vejación con el fin de que denuncien y den la voz de alarma: acososexual.net, acosoescolar.com.es, acosolaboral.com.es. No tengáis miedo, tenemos que acabar con esta lacra social. Juntos podemos.