26 mayo, 2017
Después de una separación algo más que tormentosa, necesitaba cambiar en muchos aspectos. Tantas tensiones hicieron que mi rostro perdiera frescura, por lo que opté por hacerme algunos retoques, que con el apoyo de una buena clínica de cirugía estética me quedaron maravillosos. No pensaba nunca que me haría la cirugía estética, pero también me casé pensando que sería para toda la vida y no fue así. Los cambios externos también deben venir aparejados de los internos en mi opinión y desde el primer momento tuve claro que no podía encerrarme en casa y el trabajo, necesitaba una afición, un hobby que realmente me gustara.