La Granada, el último superalimento

5 junio, 2017
La Granada, el último superalimento

Ni espirulina ni maca, ahora el alimento de moda es la granada. La parte positiva es que no es tan difícil de conseguir como sus predecesores ya que está a la vista en cualquier supermercado o frutería que se tercie, la parte negativa es que aunque es mejor tomar que no tomarla, la realidad es que para notar sus beneficios en un espacio de tiempo medianamente corto tenemos que tomar demasiadas al día o, en su defecto, comprar zumos o cápsulas de granada en polvo.

El zumo de granada puede reducir la arteroesclerosis en un 25% de  los casos, una enfermedad que afecta a las arterias gruesas. Pero esta no es la única ventaja de la que podemos beneficiarnos tomando esta sabrosa fruta, aunque sí uno de las principales que provocó el inicio de muchos estudios.

Tiene un alto poder antioxidante, es rica en vitaminas, reduce el riesgo de ataques cardíacos, mejora el flujo sanguíneo al corazón y mantiene las arterias libres de depósitos grasos. La granada es todo ventajas pues entre sus propiedades encontramos un alto grado de vitamina C, vitamina B5, fenoles naturales, potasio, vitamina A, vitamina E y ácido fólico. Con sus antioxidantes combate los radicales libres e impiden el envejecimiento celular y, si me apuras, es la cura del envejecimiento, jejeje. No…. a ver, ahora en serio: es verdad que tiene muchos beneficios y que es muy sana pero lo que no podemos es volvernos locos cada vez que algún e experto (más que untado de dinero) asegura que este o aquel alimento es “la purga Benito”.

Es como si cogiésemos algo que es verdad, como que ir a la playa es muy bueno para nuestra piel y nuestro estado de ánimo, e hiciésemos la “bola” tan grande que acabásemos colapsando toda la costa española porque un experto ha dicho que el agua de mar es más o menos como el agua de “Lourdes” y hace milagros. Así que, seamos un poco coherentes y no tan crédulos.

A mí me encanta leer sobre estas cosas para decidir si incluyo en mi dieta un alimento o no, y soy de las que ha decidido que sí, que la Granada va a formar parte de la dieta de mi familia, tanto por su sabor como por sus propiedades, pero de ahí a pensar que por comernos tres o cuatro granadas al día (como han dicho algunos) vamos a parecer de 22 años cuando tenemos 40, pues no. De hecho, una de las mejores formas de tomar la granada es en zumo ya que podemos tomar en un vaso el jugo de tres o cuatro piezas de esta fruta. En casa hemos empezado a comprar este zumo de granada natural. Es zumo exprimido, no procede de concentrados, y no tiene aditivos de ningún tipo.

Me decanté por este producto (Granadox) porque quien lo produce, Probelte Biotecnología, es famosa por elaborar productos naturales y productos biológicos farmacéuticos, y aunque yo nunca he sido una chica de “marcas”, cuando hablamos de cosas así prefiero confiar en quienes han demostrado su valía en más de una ocasión.

Otras propiedades de la Granada

  • Reduce el desarrollo de cataratas en los ojos.
  • Mejora la diabetes.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias.
  • Fortalece huesos y músculos.
  • Alivia el estrés.
  • Ayuda a disminuir los niveles del colesterol “malo”
  • Disminuye ligeramente la tensión arterial.
  • Ayuda a prevenir varios tipos de cáncer.
  • Previene la acumulación de grasa en el abdomen.
  • Ayuda a prevenir el deterioro del cartílago.
  • Su propiedad astringente ayuda a prevenir la diarrea, sobre todo si la usamos en infusión.
  • Elimina parásitos intestinales.
  • Reduce la placa dental y tiene efectos antibacterianos.
  • Protege la piel de los rayos ultravioletas (aplicando tópicamente).