Sushi Casero

6 Junio, 2017
Sushi Casero

Cómo cambian nuestros paladares ¿verdad? Cuando eres niño hay muchísimas cosas que no te gustan y que luego, si no eres muy melindres, pruebas siendo ya adolescente y te das cuenta de lo tonto/a que has sido hasta ahora. Luego, siendo adultos, ocurre algo similar. Yo nunca había querido probar el Sushi porque me daba cierto repelús, e incluso miedo, pero empecé a probar el que hacían unos amigos en casa y que era un poco “especial”: por ejemplo, no ponían nada crudo, eran piezas de sushi con langostinos cocidos, salmón ahumado, tiras de calamar a la plancha y verduras. Ahí descubrí que estaba bueno, y luego he ido ampliando horizontes.

Hoy en día como Sushi “del de verdad”, e incluso lo preparo en casa copiando a los grandes chefs, así que estad atentos y apuntad bien estas recetas que he intentado copiar de uno de los mejores restaurantes japoneses, Enso Sushi, y que aunque no les llego ni a la altura del betún, no se me da nada mal. Eso sí, os recomiendo beber siempre vino blanco acompañando este plato japonés porque da un toque al paladar magnífico. Yo suelo comprar el de Bocopa, vinos de Alicante de pura cepa, porque es el que más se adapta al sabor del sushi y el que más me gusta.

Recetas de Sushi

Metodología básica: lavamos el arroz a conciencia bajo un chorro de agua fría. Después ponemos una cacerola que tenga tapa sobre el fuego apagado, echamos nuestro arroz bien lavado y escurrido. Tapamos la olla, encendemos el fuego a tope y esperamos a que rompa a hervir, pero no abráis nunca la olla para comprobarlo. Una vez que esté hirviendo bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos 10minutos.

Apartamos del fuego y lo dejamos reposar 5 minutos sin destapar la olla (si notáis la primera vez que se os pasa no dejéis esos 5 minutos de reposo con tapa y destapad la olla).

Preparamos el condimentos calentando vinagre unos segundos (20 más o menos) en el microondas y disolvemos bien en él un poco de azúcar y sal.

Cuando el arroz esté listo lo extendemos sobre una tabla de madera y echamos el condimento por encima (mezclamos bien) y dejamos enfriar. No uséis nada de metal una vez hayáis echado ya el vinagre, usad herramientas de madera. Cuando esté a temperatura ambiente podemos continuar.

Preparamos las verduras lavándolas bien y cortándolas en bastones, igual que el pescado y resto de ingredientes que vayamos a utilizar, todo en tiras para los makis. Naguiris aún no he probado a hacer.

En una esterilla de bambú con un trozo de papel film colocamos una lámina de alga nori, nos mojamos las manos para que no se nos pegue el arroz y cogemos una bola del mismo que iremos extendiendo sobre el alga hasta hacer una fina “cama”. Luego, cerca de la punta pero sin llegar a ella, colocamos los bastones de verduras y las tiras de pescado dependiendo de la receta al gusto (luego pongo ejemplos) y enrollad todo con ayuda del film. Veréis que aparece un rollo perfecto al final.

Para pegar los extremos moja un poco con tus dedos los extremos del alga, así quedarán unidos al contacto con la otra parte del alga nori.

Para cortar las piezas utilizad un cuchillo afilado con la hoja húmeda y haced trozos que quepan en la boca de un solo bocado.

Ahora algunos ejemplos:

California Maki: rollitos que elaboro con el arroz por fuera del alga nori y en cuyo interior pongo aguacate, palito de surimi y pepino. A veces también les pongo el alga en el exterior y voy variando.

Alaskan Maki: los hago con el arroz por fuera del alga y decoro los bordes con semillas de sésamo negras y blancas. Les pongo salmón crudo, aguacate y pepino en el interior.

Boston Maki: el rollo de sushi lo hago con el arroz por fuera poniendo en su interior surimi y cebollino. Luego, sobre el rollito, añado tartar de salmón.

Kappa Maki: sólo con pepino, refrescante.

Maki de atún: hago el rollo con el alga por fuera del arroz y, en el centro, atún desmigado. Luego, sobre cada pieza de sushi añado una tira más de atún con salda picante.

¡Espero que os haya gustado!