Tendencias en bodas 2018

20 julio, 2018
Tendencias en bodas 2018

Aunque no lo parezca, las bodas también se mueven por tendencias y lo que está de moda este año puede que no lo esté el que viene. Sin embargo, no es mala idea saber qué es lo que se lleva ahora si tienes penado casarte en 2019, así que ve apuntando ideas en la libreta, que vienen curvas. Antes de nada has de apuntar bien grande, y con letras luminosas, que la que te casas eres tú y que todo ha de estar a tu gusto y al de tu pareja, el resto de familiares o artículos que leas en Internet (incluido este) podrán darte consejos, pero jamás te arrepientas de no poner algo que querías por no estar de moda o viceversa. Ese es el mejor consejo que podemos daros.

Ahora, una vez tengas eso claro, pero claro meridiano, es cuando puedes abrir ojos, oídos y mente con el fin de aceptar todas las ideas que puedas cazar, asimílalas, piensa si te gusta o sino y luego, tomes la decisión que tomes, será la acertada. Empecemos:

  1. Olvídate del tradicionalismo. Las bodas de cuento pueden ser fantásticas pero si lo tuyo no es ser la princesa con falda de menina no caigas en el error de pretender ser lo que no eres. Has de estar cómoda, tanto con tu vestido como con la decoración y la fiesta, así que si quieres ir en vaqueros hazlo: no olvides que aquí la importante eres tú y, por suerte, las bodas campestres están de moda. Empresas como Mi Boda Con Rossini se han especializado en el montaje de bodas y eventos rurales a raíz del auge que este tipo de celebración está experimentando. Se lleva todo lo rural, las flores silvestres, los vestidos sencillos (estilo ibicenco) y la originalidad. ¿Te apuntas?
  2. Elementos de decoración suspendidos. La decoración floral suspendida del techo produce un efecto BRUTAL, no te imaginas las caras de alucine de los invitados al entrar en un salón donde de todo el techo caen verdes y flores, lo hemos hecho en varias bodas y el resultado siempre es WOW! Son trabajos florales complejos y muy laboriosos, pero de verdad que el efecto es increíble. Y si además, lo acompañas de pequeñas esferas con velitas, quedará de cuento total!
  3. Espacios Únicos. Atrás quedaron las ceremonias y los banquetes barrocos cargados de decoración dorada al estilo de las “Brilli brilli”, ahora lo que prima es coger un espacio en el que te sientas cómoda, un espacio que puedas hacerlo tuyo, y luego transformarlo en esa idea que tienes en mente. Cualquier sitio se puede convertir en un venue increíble así que… ¡Di adiós a los espacios convencionales si no encajan con lo que buscas! La última tendencia es casarse en lugares que no son ad hoc para una boda; puede ser un bosque, un acantilado, delante de la fuente más antigua del barrio gótico de Barcelona, en un callejón de Madrid, en el embarcadero de un club náutico, en una fábrica abandonada, en una calita y que los invitados lleguen en barco y los novios en zodiac…
  4. Originalidad. Olvídate de las cuberterías coordinadas y del mismo color. El 2018 impone una decoración mucho más ecléctica, donde se juega con las piezas y los colores, y nada de ramos clásicos, los buquets de flores pequeños y monocolores darán paso a creaciones irregulares creadas con multitud de colores y flores naturales.
  5. Decoración DIY. Tarros de colores, bombillas de cristal, velas y tiras de luces led… la decoración “Do It Your Self” está de moda así que deja los jarrones llenos de flores para el centro de la mesa a un lado y busca algo que realmente os represente. Puedes crear también un rincón decorado para la mesa de dulces o para haceros las fotos con los invitados.
  6. Eco Weddings. El movimiento eco cala cada vez más en las bodas, no se trata solo una moda si no una actitud respecto a la comida, la decoración, la filosofía y forma de entender y vivir tu día y tu fiesta. Las eco weddings buscan potenciar el producto de la zona y de la temporada y, por tanto, hay que tener en cuenta cosas como que la decoración floral irá marcada por la época en la que te cases y el lugar en el que lo hagas. No busques flores de verano en otoño y adapta tu decoración a lo que la naturaleza te da en esa época y en ese lugar. Esto también aplica a la comida, se busca preferentemente de kilómetro cero y ecológica. Incluso puedes aplicar este concepto a tu vestido, tus complementos… Todo forma parte de esta filosofía tan especial.