4 septiembre, 2017
Las frutas y verduras de hoy, poco tienen que ver con las de ayer, contienen herbicidas, pesticidas, fertilizantes químicos y otras sustancias peligrosas para nuestra salud y para el medio ambiente. Por otro lado, las necesidades de competir en el mercado actual, exigen que su recogida se produzca antes de tiempo, antes de que su estado de maduración haya llegado al punto óptimo, ese que asegura que han alcanzado el estado en el que presentan una mayor concentración de nutrientes. De esta forma, los alimentos que comemos, no tienen todas las propiedades que deberían tener, o por lo menos no al 100%, y por lo tanto, nuestra alimentación podría no estar siendo todo lo buena que pensábamos.