11 febrero, 2019
Hay muchas maneras de sentirse bien. Y no siempre son las mismas, sino que varían de un modo muy grande teniendo en cuenta cómo es cada uno, los gustos de los que dispone y las manías que atesora. No hay dos personas iguales, por lo que no tiene que resultar extraño en ningún caso que lo que hace que dos personas se sientan bien sean cosas completamente diferentes. Es una de las cosas bonitas que tenemos en esta vida: la pluralidad en todos los campos que se nos puedan ocurrir. Esto es sano para una sociedad y nadie lo puede poner en duda.