Más tiempo en casa

11 junio, 2021
Más tiempo en casa

Es impresionante la cantidad de reformas y obras que están llevando a cabo las familias en sus hogares desde que todo esto de la pandemia empezó hace ya más de un año. Mientras que muchos perdieron el trabajo y solicitaron ayudas para poder llegar a fin de mes, muchos afortunados que tenían el trabajo bien atado decidieron invertir parte o la totalidad de sus ahorros en mejorar la calidad de vida de su familia en el hogar, y de ahí que las reformas y obras se hayan sucedido en toda España.

También es verdad que muchos decidieron cambiar su piso en los centros de las ciudades, o barrios cercanos al centro, por casas de campo o pisos más alejados de las urbes que les dieran la posibilidad de disfrutar en familia un poco más al aire libre. Se han vendido, y alquilado, muchísimas viviendas unifamiliares a las afueras de las grandes ciudades y también pisos con terrazas en urbanizaciones con instalaciones comunes al aire libre. La gente busca mejorar su confort en el hogar y ahora se da más valor a eso que a invertir los ahorros en un coche nuevo o unas vacaciones en la playa.

Es normal ¿no creéis? Al final, si te paras a pensarlo es bastante lógico el comportamiento de la sociedad, la pena es que no todos podamos hacerlo.

Ahora bien, quienes no han podido mudarse a una vivienda mejor o más adaptada a las necesidades de la familia y las circunstancias, han invertido también en reformar su propia vivienda. Este año, por ejemplo, se han instalado más sistemas de climatización, suelo radiante o aires acondicionados que cualquier otro año en fechas de temporada baja. Por ejemplo, los meses de septiembre-octubre no son unos meses muy buenos para este sector, ya que no hace ni mucho calor ni mucho frío, así que la demanda de estos aparatos es muy baja. Sin embargo, este año, esos meses se han instalado cientos de aparatos de aire acondicionado con bomba de calor y climatizaciones porque la sociedad está siendo más previsora e intenta invertir en calidad de vida dentro del hogar.

Según los profesionales de Reformas Integrales Granada, desde marzo de 2020 a marzo de 2021 han llevado a cabo un número de obras y reformas tan elevado que han tenido que aumentar su plantilla un 15%. Esto puede no parecer mucho pero quienes viven del sector saben que en realidad hablamos de un gran aumento en la demanda.

Tras preguntarles por las reformas que más estaban haciendo, estos profesionales nos indicaron que han adaptado muchísimos espacios exteriores para disfrutar de barbacoas o cenas al aire libre con pérgolas, toldos, y suelos de exterior, pero también han reformado muchísimas salas de estar para adaptarlas a las nuevas necesidades de la familia que pasan por estar mucho más tiempo dentro de casa y disfrutar de otro tipo de ocio como el cine en televisión, los juegos de mesa, o las cenas familiares en petit comité.

Tendencias 2021

Sin embargo a nivel de decoración la situación no ha variado mucho con respecto al año pasado. El minimalismo y los muebles de estilo nórdicos siguen siendo los más demandados según Muebles Europa Confort, así como el clásico color blanco para la pared.

Y es que los colores neutros para las paredes en contraste con el mueble blanco, o de madera claro, es lo que más fuerte está pegando. De hecho, una de las mejores formas de saber qué tipo de tendencias son las que más se están vendiendo es coger el catálogo de Ikea. La gran superficie del mueble por antonomasia no es tonta, y los muebles que deja en catálogo de años anteriores son los que sabe que va a seguir vendiendo y, por supuesto, los nuevos muebles que añade a catálogo (así como cualquier tipo de decoración) sigue la tendencia más demandada de la temporada.

La gama Billy, como muchos de vosotros ya sabréis, es una de las gamas que más años lleva en catálogo tanto por su precio (es muy económica) como por su sencillez y versatilidad, pero ¿qué otra línea de muebles lleva más de 5 años vendiendo miles y miles de productos en la tienda sueca? La Hemnes, una línea de muebles de estilo nórdico, muy sencilla, que se vende en color blanco, madera clara, y negro, aunque también ha habido épocas que han probado con el gris y la madera más oscura, e incluso con el azul marino, sin llegar a cuajar del todo.

Todo esto lo que nos viene a indicar que quienes han hecho una reforma este año, o una redecoración, si han optado por algo novedoso son unos craks porque la gran mayoría de nosotros hemos seguido, como burritos, lo que nos marcó el 2019. Y por lo que veo, me parece a mí que este 2021 seguiremos en la misma línea, cosa que en realidad no me sorprende demasiado ya que este año tampoco creo que haya mucho espacio para la innovación.

Y es que además de mejorar nuestra calidad de vida en casa, la mayoría de nosotros estamos pensando en si podremos o no hacer algo este verano. Con suerte, podremos ir a la playa, o viajar dentro de nuestra comunidad. A lo mejor, incluso podemos visitar otras comunidades pero olvidad eso de tener un verano “normal” como se nos vendió el año pasado porque se va a parecer más al verano de 2020 que al de 2019, por mucha vacuna que se haya puesto ya.  Y eso, lógicamente, paraliza casi toda la industria.

Pensadlo detenidamente, si la sociedad está pensando en otras cosas ¿realmente se mostrará interesada en cambiar la tendencia decorativa o de moda? La mayoría de diseñadores e interioristas saben que ahora mismo es mejor no arriesgar demasiado y seguir al pie de la letra lo que ha venido funcionando hasta ahora porque si arriesgas y no ganas, volver a coger el ritmo de lo que ya tenías no es tan fácil como hace un par de años.

No obstante, personalmente creo que el sector de la reforma va a seguir en auge, en todos los sentidos. Tanto las empresas de reformas como las tiendas y grandes superficies de bricolaje van a seguir al pie del cañón porque quien más o quien menos, ya sea contratando servicios externos en poniendo en modo ON el “Do it yorself”, va a querer adaptar o mejorar algo en su hogar. Yo misma, y a falta de presupuesto para reformar mi baño, me he dedicado varios meses a ir mejorándolo poco a poco. Por ahora hemos cambiado la mampara de la ducha, hemos pintado los azulejos azules antiguos de blanco, hemos colocado una bonita cenefa decorativa y hemos renovado toda la silicona de la ducha. Pero la cosa no queda ahí, tengo en mente cambiar el mueble del lavabo y mejorar la iluminación, lo que pasa es que a veces hay que dar pasitos pequeños poco a poco para poder conseguir el completo que deseas y ese es mi caso.

Tal vez, cuando acabe con el baño empezaré con la cocina, o con la entrada, sea como sea pretendo ir renovando ciertas partes de la casa a mi nuevo yo, uno que ha nacido obligatoriamente a raíz del confinamiento y la pandemia, uno que ha descubierto que estar tiempo en casa no es tan malo como pensaba y, de hecho, a veces es la mejor opción que se puede tener.