10 enero, 2022
Llega Navidad, el frío, las ganas de beber chocolate caliente, infusiones y té y a mí me entran unas ganas de locas de tomar helado que no veas… Mi madre siempre ha dicho que yo iba al revés del mundo y al final me lo voy a acabar creyendo, pero es que no puedo evitarlo. En verano también me apetecen los helados, por supuesto, pero el calor me quita el apetito y al final los únicos helados que tomo son de esos tipo “flash” de hielo. Nada de mantecados ni cosas así.