3 marzo, 2017
¿Os habéis parado a pensar en cómo puede influir el entorno en nuestro estado de ánimo? Normalmente se oye hablar del clima metereológico e incluso de lo bien que sienta pasar un día lejos de la urbe disfrutando del aire libre en el campo o en plena naturaleza, pero esto puede ir mucho más allá. No se trata sólo de la necesidad del cuerpo humano por el aire, el desahogo o el sol, sino que la decoración de la estancia en la que te encuentres influye notablemente también en nosotros mismos.