Así puedes poner orden en tu casa

10 noviembre, 2020
Así puedes poner orden en tu casa

En la vida hay que saber ordenarlo todo. Lo primero, y valga la redundancia, la vida. Y una vez que tenemos esto ordenado, el resto es más fácil. Hay que saber organizar la vida sentimental, la laboral y la de ocio. Pero no nos podemos olvidar de poner orden en nuestra casa. Algo que es vital para poder disfrutar del momento. Por eso, hoy te vamos a dar una serie de consejos para poder orden a tu hogar, algo que en estos días de confinamiento, es más importante que nunca.

Cuando nos cambiamos de casa o nos mudamos a vivir con nuestra pareja, es el momento de poner en orden todo. Te imaginas que vienen unos invitados y tienes todo descolocado. La verdad es que es un gran bochorno que cuando los amigos nos visitan tengamos toda la casa manga por hombro. Toma nota para que esto no se vuelva a repetir.

La regla de oro

La principal regla a la hora de poner en orden tu casa es que no somos Diógenes. El famoso del síndrome donde recoge y sube a su casa todo lo que encuentra en la calle. Pues bien, para mantener el orden lo que tenemos que tener para empezar a ordenar y para mantener el orden. Si no eliminas, seguirás teniendo las mismas cosas en el mismo espacio. Por lo tanto, no tenemos que expulsar de nuestra casa todo lo que no sea necesario. Eso de tenerlo “por si acaso” ya nos vale. Adiós a los sentimientos. Las superficies planas constituyen un poderoso imán para el desorden. Y es que sobre ellas vamos acumulando cosas de todo tipo, como si de agujeros negros se tratara.

Un sitio para cada cosa

Como en la vida, cada cosa tiene su sitio en nuestra casa. Si no le das un lugar a cada cosa, difícilmente vas a poder guardarlas en su sitio. Eso hace que, al ordenar, esos objetos pasen de un lugar a otro. Cuando tengas que ir a buscarlos no les puedes encontrar. Y ya sabemos que ahora no está nuestra madre para encontrar todo lo que no encontramos. Un buen ejercicio, y algo divertido, es que busques 5 minutos (ni uno más) a ordenar un poco para que la diferencia al día siguiente sea notable. Por ejemplo, puedes poner la tablet que dejaste en el sofá en su sitio, recoger las prendas que dejaste en la silla cuando llegaste a casa…Seguro que a la mañana siguiente lo agradeces cuando no tengas que colocarlo.

Alquila un trastero

Cuando nos compramos una casa y viene incorporado un trastero es como ver un oasis en el desierto. Nos viene muy bien en las casas pequeñas actuales para poder meter todas las cosas que tenemos. Sin embargo, si no tenemos trastero tenemos que adaptarnos a la situación. Pues bien, nuestra recomendación es que alquiles uno. Es ideal si necesitas guardar muebles durante un tiempo determinado. O por ejemplo si te falta espacio de almacenaje en casa, pues lo mejor es que alquiles uno. Y no es caro, Trasterobox, comenta que hay alquileres por nueve euros al mes con un servicio de alquiler de trasteros. Además puedes estar tranquilo porque cuenta con vigilancia las 24 horas del día, alarma antirrobos y seguro incluido. Guardes lo que guardes en estos trasteros, estará a salvo. demás, como no tienes compromiso de permanencia, puedes disfrutar de este alquiler de guardamuebles el tiempo que necesites y luego retirar tus enseres sin ningún tipo de problema.

No guardar las cajas de electrodoméstico

Es algo muy habitual el querer guardar las cajas de los electrodomésticos, pues bien no hace falta. La lavadora va a funcionar bien. Si pasa algo, con el ticket, y en garantía, te lo cambiarán, no hace falta que te presentes con la famosa caja en tus brazos.

Un truco para las monedas

Las monedas que solemos ir dejando encima de un mueble, en la mesa, en un cenicero, en cajones, la verdad es que queda muy mal. Por eso, la recomendación es que busques un bote o caja y guárdalas ahí. Cuando esté lleno, acuérdate de llevarlas al banco para cambiarlas, lo mismo puedes irte de cena ese día o llamar a un restaurante de comida a domicilio.

En los armarios

El orden también se demuestra en los armarios. Estas son nuestras recomendaciones. Coloca la ropa por el mismo color, en tus armarios del color más claro al más oscuro. Y también las perchas que sean del mismo color. Eso hará que tu armario se vea siempre limpio y ordenado. Da igual el material, pero que sean idénticas.