Aceites esenciales: una tendencia natural

12 febrero, 2021
Aceites esenciales: una tendencia natural

Los aceites esenciales se han convertido en una nueva tendencia para mejorar la salud integral de las personas valiéndose de sus propiedades naturales. Esta popularidad se debe a que de unos años para acá se les ha dado una nueva vida, explotando sus beneficios en el organismo.

Para conocer todo lo referente a los aceites esenciales, contamos con el conocimiento del equipo de El Árbol de la Vida quienes nos explicarán sus propiedades y sus múltiples maneras de utilizarlos.

¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son concentrados de materia prima vegetal, intensamente aromáticos, no grasos, volátiles y ligeros obtenidos directamente de plantas, raíces, flores, hojas, árboles. 

Hay tantos tipos de aceites esenciales como plantas de las que se pueden extraer. El proceso de creación de un aceite esencial es físico (destilación o extracción), no químico, con lo que se logra mantener las propiedades específicas de la planta de la que se obtiene.

¿Cómo funcionan los aceites esenciales?

Los aceites esenciales pueden funcionar en nuestro organismo gracias a la compleja y potente composición química que su naturaleza le provee, ya que poseen gran diversidad de moléculas que confieren las diferentes propiedades, pues unas son más efectivas contra bacterias, contra virus, entre otros, gracias a esta composición y en dosis adecuadas, los seres humanos podemos disfrutar de sus beneficios le proporcionan al sistema inmunológico.

Estos aceites pueden penetrar fácilmente en nuestra piel y desde ella, entrar al torrente sanguíneo, lo que le permite llegar de una forma simple y segura a los órganos internos.

¿Cómo pueden utilizarse los aceites esenciales?

Como mencionamos al inicio de este artículo, los aceites esenciales tienen múltiples formas de ser utilizados, lo que le permite al usuario decidir la forma en la que desea emplearlos según sus rutinas, preferencias o gustos particulares:

  • Ingerirlos: Estos se pueden ingerir con otros alimentos. Lo que hay que tener en cuenta es que no se mezclan en el agua -al fin y al cabo, son aceites-, por lo que es mejor tomar las gotas indicadas y mezclarlas con una cucharada de aceite vegetal o en una cucharada de miel.
  • Inhalarlos: Esta es una de las formas más populares de consumir los aceites esenciales, con ellos se pueden hacer vahos o vapores de agua caliente con unas pocas gotas del aceite elegido o también se puede usar un difusor de aceites esenciales para poder ir respirando estas sustancias beneficiosas de forma más habitual, además de ser beneficioso para la salud, mantiene la estancia con un agradable olor.
  • Baños: Añadir las gotas recomendadas de estos productos en el agua de los baños es otra manera de aplicarlos que da muy buenos resultados, sobre todo para la relajación y para calmar la piel.
  • Aplicarlos con masajes suaves: Esta es otra de las maneras más conocidas de aplicarlos, ya que se sustituyen las cremas comerciales por los aceites esenciales para dar masajes. De esta manera se pueden tratar dolores musculares, ayuda con la relajación, mejora la circulación, entre otros usos.
  •  Cremas hidratantes, geles o lociones: Se decide utilizarlos de esta manera, lo ideal es agregar a cremas, geles, champú, acondicionadores o lociones neutras, las gotas indicadas de forma que los aceites puedan proporcionarle a la base las propiedades y que estas puedan absorberse de una forma constante y diariamente.
  • Compresas sobre la piel: Esta manera de utilizar los aceites esenciales funciona sobre todo cuando se trata de zonas puntuales. En ese caso, lo ideal es aplicar unas cuantas gotas del aceite esencial -puede ser sola o mezclada con algún aceite vegetal- en una toalla de algodón bien limpia o en compresas esterilizadas, y dar toques suaves -sin aplicar fuerza- en el lugar afectado.

¿Cuáles son las propiedades de los aceites esenciales?

Las propiedades de los aceites esenciales son tan variadas como las plantas de donde son extraídos, todas esas propiedades pueden beneficiar la salud integral y mejorar la calidad de vida de quienes los consumen, por ello, compartiremos con ustedes un breve listado los diferentes tipos de aceites y de sus propiedades más notorias:

  • Propiedades analgésicas: clavo, limón, mejorana, manzanilla romana, lavanda, espliego, naranja amarga, romero alcanfor, gaulteria, menta piperita, salvia sclarea, etc.
  • Propiedades antifúngicas: ajo, limón, mandarina, niaouli, tomillo timol, tomillo linalol, árbol de té, eucalipto azul, eucalipto radiata, laurel, etc.
  • Propiedades antivíricas: árbol de té, ajo, jara pringosa, limón, tomillo timol, tomillo linalol, ravintsara, laurel, niaouli, etc.
  • Propiedades anticelulíticas: semillas de enebro, geranio bourbon, limón, mandarina, romero alcanfor, salvia sclarea, tomillo linalol, etc.
  • Propiedades antiarrugas: rosa mosqueta, árbol de palo de rosa, jara pringosa, limón, mandarina, etc.
  • Propiedades relajantes: lavanda, espliego, árbol de palo de rosa, albahaca exótica, incienso u olíbano, mandarina, manzanilla romana, mejorana, naranja amarga, naranja dulce, romero alcanfor, ylang-ylang, etc.
  • Propiedades antiinflamatorias: manzanilla romana, mejorana, naranja amarga, menta piperita, salvia sclarea, gaulteria, etc.
  • Propiedades antibacterianas: árbol de té, tomillo timol, tomillo linalol, romero, clavo, niaouli, ajo, jara pringosa, limón, mandarina, eucalipto azul, eucalipto radiata, laurel, etc.

¿Cómo conservar los aceites esenciales en buen estado?

El cuidado de los aceites esenciales es bastante simple y sin complicaciones, pues casi en su totalidad le son entregados al usuario dentro de su frasco definitivo, esto quiere decir que no deben cambiarse de frasco, ya que estos son de un cristal o vidrio oscuro para evitar la oxidación que puede provocar la luz solar, además estos cuentan con un sistema de cierre hermético para que el contacto con el aire no disminuya sus propiedades.

Lo que realmente es responsabilidad del usuario es mantener el frasco bien cerrado y almacenado en un lugar fresco, donde no le pegue la luz solar directamente y que esté fuera del alcance de los niños. Cumpliendo con estas recomendaciones, los aceites esenciales pueden durar una media de 3 a 5 años, manteniendo sus propiedades intactas.

¿Pueden tener efectos negativos el uso de aceites esenciales?

Sí, pueden existir efectos negativos en el cuerpo siempre y cuando los aceites se estén usando de forma incorrecta, de lo contrario, no debería tener ningún efecto que pueda poner en riesgo la salud del usuario. El uso incorrecto de los aceites esenciales va de la mano de la desinformación, por lo que lo más recomendable es contar con un especialista que pueda indicar las dosis correctas para los casos puntuales, de forma que no existan efectos secundarios negativos, que pueden ser:

  • Cambios en los niveles hormonales.
  • Episodios de epilepsia.
  • Alergias.
  • Irritación en la piel y mucosas.

¿Qué precauciones se deben tomar antes de utilizar aceites esenciales?

Los aceites esenciales tienen múltiples beneficios para la salud integral de quien los consume, sin embargo es importante tomar en cuenta las siguientes precauciones para evitar inconvenientes: 

  • Las personas que sufren alteraciones neurológicas o coronarias también deben limitarse a los aceites esenciales de lavanda, la manzanilla o el árbol de té.
  • Hay que prestarle especial atención a los aceites esenciales que provienen de frutos cítricos (limón, naranja o bergamota) ya que estos tienen un efecto fotosensibilizante. Lo que significa que si son aplicados en la piel y luego hay exposición al sol, pueden causar quemaduras leves o manchas en la piel. Si se van a utilizar estos aceites, lo ideal es utilizarlos cuando se está seguro de que no recibirán luz solar o preferiblemente durante el invierno, aunque de igual manera se debe asegurar no tomar el sol después de la aplicación.
  • Antes de comenzar el uso de aceites esenciales en mujeres embarazadas, bebés y ancianos, lo ideal es contar con la guía de un profesional. Algunos aceites tienen propiedades como el aumento del flujo sanguíneo en el área de la pelvis, fomentando la menstruación, mientras que otros podrían subir la presión arterial o descompensar el sistema nervioso, por lo que lo mejor en estos casos es consultar con el médico de cabecera, antes de tomar la decisión de comenzar su uso.
  • En caso de presentar alergias, lo primordial es suspender su uso y consultar con un especialista.

Como podemos ver, los aceites esenciales pueden ayudar a mejorar la calidad de vida y la salud integral del usuario, sin embargo, comenzar el proceso sin contar con la debida guía de un profesional no es la mejor decisión. Por lo que nuestra recomendación es no solamente contar con la opinión del médico de cabecera, sino también de un experto en el tema de los aceites esenciales, para así tener a la mano todo el abanico de opciones y tomar una decisión partiendo desde la información y la seguridad.

Lo fundamental en este punto es que cuando se usen los aceites esenciales, se hagan de la forma indicada, ya que de esta manera se podrán obtener todos los beneficios naturales de las plantas, lo que mejorará la salud de quienes lo utilicen. Sin embargo, es importante recordar que si bien ciertos aceites esenciales son naturales, todo en exceso es dañino, por lo que de no cumplir con las instrucciones y cantidades, pueden no ser beneficioso para el cuerpo.

Finalmente, la invitación es a investigar, apoyarse en los especialistas y llevar una vida saludable que con ayuda de los aceites esenciales puede ser aún mejor.